Día mundial del medio ambiente

La restauración de los ecosistemas se refiere a todas aquellas acciones encaminadas a recuperar los ecosistemas que han sido destruidos o dañados o a conservar aquellos que no han sido afectados de alguna manera. 


Este blog está dedicado especialmente a este tópico, que es el tema angular de este año del Día Mundial del Medio Ambiente, que conmemoramos cada 5 de junio.


Durante las jornadas de esta fecha, tanto los gobiernos como las empresas participantes proponen y crean iniciativas que tienen como objetivo la solución a diversos problemas que afectan al medio ambiente. Cada año se aborda una materia diferente, que va desde la protección de los desiertos, la conservación de fauna y flora, el cuidado de los océanos, entre otros.


Somos cada vez más las personas que estamos conscientes de la importancia de cuidar de nuestro entorno y como empresa, tenemos una enorme responsabilidad con nuestra comunidad. Es por lo que en Smart Bamboo, además de elaborar productos libres de crueldad animal, nos preocupamos porque la materia prima de la que provienen cause el menor impacto posible. 


 

Es así como elegimos el bambú para elaborar las fibras de las que provienen nuestras sábanas, edredones y muchos productos más. A diferencia de lo que podría creerse, el bambú es de los cultivos más “amigables” con el ambiente, ya que necesita de muchísima menos agua para su crecimiento, a diferencia de los cultivos de algodón, por ejemplo.


Además, dado que no se corta desde la raíz, no es necesario hacer una rotación del cultivo y se considera una planta autosustentable; es decir, que crece por sí misma sin necesidad de fertilizantes y/o pesticidas. ¡Puede crecer hasta un metro en cuestión de horas! 


Sabemos que te preocupa el medio ambiente, pero queremos que tengas la seguridad de que estás adquiriendo un producto que no solo está hecho de materiales que no dañan al ecosistema en el que vivimos, sino que al ser de la mejor calidad no tendrás que preocuparte por que se desgasten pronto, cuidando así no solo del medio ambiente sino de tu bolsillo. 

Entonces, ¿qué podemos hacer para cuidar de nuestro entorno? Todos quisiéramos ir a reforestar, a limpiar los océanos, a salvar tortuguitas y cuidar de animales afectados por la caza furtiva, a pararnos frente a las oficinas de los gobiernos del mundo y exigir por el bienestar de nuestro planeta. Pero la realidad es que no es tan fácil. 


¡Eso no significa que debemos rendirnos! Empecemos por algo tan sencillo como separar la basura, reducir el uso (o mejor dicho, el abuso) de plásticos, comprar local, usar medios de transportes alternativos al automóvil, consumir productos orgánicos. Lo que esté a tus posibilidades, verás como pronto se convierte en algo “normal” de tu rutina. 


Aunque parezca poco, aunque parezca insuficiente, lo cierto es que no hay acción pequeña cuando todos lo hacemos juntos.