¿Existe una temperatura perfecta para dormir?

¿Sabías que existe una temperatura que nos ayuda a conciliar el sueño de una manera más rápida?

 

Así es, y es que los especialistas recomiendan dormir con temperatura de 19 a 22 grados. Ahora bien, ¿Sabías que tu cuerpo se puede regular y buscar estas temperaturas de manera natural? 

La razón primordial es que los humanos así como algunas especies son ENDOTÉRMICOS

 

Pero, ¿Qué es ser endotérmico?

 

Esa característica es resultado de la adaptación natural, significa mantener de manera autónoma  una temperatura metabólicamente favorable, en gran parte por el uso de calor liberado por simples funciones corporales internas en lugar de depender casi exclusivamente del calor ambiental. 

 

Algo que pocos saben es que el calor generado internamente es principalmente un producto secundario del metabolismo rutinario ante  condiciones de frío excesivo o baja actividad. Nuestro cuerpo reacciona de manera automática y jamás nos deja solos.

 

 

 

El cuerpo es tan inteligente y maravilloso que se balancea  para mantener nuestra temperatura en 36-37ºC. Sin embargo, esta temperatura no es constante, y el punto más frío se registra por la mañana. Es ahí donde necesitamos un poco de ayuda para mantenernos estables; por ejemplo, cobijas, suéteres, sudaderas o cualquier prenda que nos ayude a estar estables son un gran recurso.

 

¿Cuántos de nosotros no queremos levantarnos por el excesivo frío que sentimos sin cobijas?

 

 

Otro momento del día en el que el cuerpo reduce la temperatura es durante la noche, esto para inducir el sueño y mantenerlo estable. Durante la fase llamada REM o el sueño de movimientos oculares rápidos (en español), el hipotálamo reduce el control de la termorregulación y la temperatura ambiental influye de manera más importante en nuestra temperatura corporal. Una temperatura ambiental incorrecta implica que el cuerpo debe hacer un mayor esfuerzo para regular la temperatura

 

Por todo esto, es importante mantener nuestra habitación perfectamente reguladas para apoyar nuestras defensas naturales. Es bueno mantenerlas frescas cuando se necesite para poder dormir bien.  De hecho hoy en día muchas personas duermen en cuartos donde hay un televisor que genera una temperatura irregular, esto puede ser malo para el cuerpo.

 

 

 

Si tu cuerpo genera mucho calor, hay trucos para mantenerse fresco al momento de dormir como: ropa de cama que transpire; dejar puertas y ventanas abiertas para que circule aire o una ducha templada antes de dormir para ayudar a refrescarnos. Incluso poner las sábanas en el congelador un rato antes de irse a dormir puede ayudar a conciliar el sueño. ¿Lo has intentado?

La realidad es que tener en la cama materiales termorreguladores es importante, uno de esos componentes que nos ayudan en este proceso es el bambú cuya función primordial en sábanas o ropa es regular nuestro cuerpo para mantenernos frescos y cómodos.

 

¿Y tú ya conoces nuestra línea 100% bambú?

 

La mayoría de nuestros productos cuentan con este material que ayuda a regular tu temperatura corporal. Las fibras de bambú son altamente transpirables y absorbentes, permitiendo mantener la temperatura corporal caliente en invierno y fresca en verano. 

 

Te invitamos a que nos contactes y conozcas más ventajas de tener en tu cama productos hechos con bambú, te sorprenderás.