Repetir no es lo mejor, la terrible tendencia a siempre hacer lo mismo.

Todos los días te despiertas al unísono de la alarma. Son las 6 am. Pocas veces recuerdas lo que soñaste; incluso pocas veces, recuerdas lo que cenaste la noche anterior.

 

Sales de tu casa con la misma prisa de siempre. Te esperan horas de tráfico, de lidiar con personas que quizás están viviendo lo mismo que tú, curiosamente encuentras en tu camino a las mismas personas en los mismos lugares.


Trabajas, escuchas las mismas quejas, las mismas voces, quizás repitas alimentos en aquel restaurante que vas desde hace 2 años. Sales, te despides, la misma plática, el mismo regreso, la misma canción favorita, la misma rutina.



 

Toda esta ceremonia de acciones donde réplicas durante un lapso de tu vida, puede ser un factor que contamina tus ganas de experimentar, conocer y descubrir tus límites intelectuales y emocionales. Más allá de la comodidad, no logramos percibir los momentos distintos y de vivirlos en automático nuestra mente los rechaza.


La monotonía se puede detectar en varias facetas y curiosamente la que más afecta es la laboral.

 


“Buena parte del estrés laboral tiene su origen no sólo en el desgaste ocasionado por la interacción con el jefe o los compañeros de trabajo, sino también en la monotonía que genera estar todo el tiempo en un mismo lugar. Ahora bien, que una actividad llegue a ser monótona o no depende de qué tanta emoción produce en quien la lleva a cabo. Cuando nuestra actividad diaria está presidida por un componente emocional, no se vuelve monótona porque el sistema nervioso central se encuentra engarzado en ella”, dice Hugo Sánchez Castillo, académico e investigador de la Facultad de Psicología de la UNAM.


Cualquier rutina o hábito nos brinda la oportunidad de adaptarnos.


La monotonía, nos hunde en un abismo de tedio y hastío. Ese es el factor principal por lo que nuestras actividades resultan complicadas a pesar de llevar años haciéndolas. Esto desarrolla actitudes de rechazo que comúnmente se transmiten en la conexión humana tales como la familia, los amigos o la pareja. 

Si la persona suele hacer actividades monótonas en todos sus grupos de interacción tarde o temprano lo llevan a desarrollar aislamiento o bien síntomas de depresión y un excesivo estrés. 

 

 

 

 

 

Mira de otra manera.


En países como japón, china o algunos de Europa, se desarrollan programas dentro de las empresas que consisten en hacer actividades disruptivas para hacer la vida diferente. Desde círculos de lectura, clases de yoga, un día con pijama en la oficina, traer a tu mascota, o un día de campo.  Todo esto se planea para romper con los síntomas de monotonía en actividades laborales.


Los resultados han generado desde mayor productividad, mejoras en la comunicación personal y familiar. Y programas de auto gestión donde buscan con la misma familia crear momentos y espacios de relajación.

 




 

 

Descubre tu momento más satisfactorio.

 

Existe algo llamado elementos reforzantes. Por supuesto entendemos que  no la mayoría de las personas tienen el trabajo que quisieran, lo cual nos puede llevar a la monotonía. Con todo, es indispensable buscar opciones para que la actividad diaria no nos parezca monótona. Si esto no es posible, debemos recurrir a otro tipo de actividades que rompan con ella y que también puedan convertirse en nuevos hábitos, como ir al cine, salir de paseo con la familia, practicar algún deporte, etcétera.

Y si nada de lo anterior funciona y alguien sucumbe a la desesperación, lo más recomendable es que vaya con un profesional de la salud (psicólogo, psiquiatra, neurólogo o médico general), ya que él será capaz de ayudarlo a encontrar mejores estrategias para hacerle frente a este problema.

 

 

 

Haz de tu espacio, un espacio recreativo y divertido.



La ventana

Una manera de empezar es encontrar un espacio de descanso y de fomento de ideas en tu casa. El más usado de acuerdo a los especialistas son aquellos lugares donde tengas una ventana. Esto para que veas el mundo moverse.

 

 

El cuarto 

Muchos al llegar a casa buscan en su cama el lugar de descanso e interés para leer, escuchar música o desarrollar una buena charla. Es importante que estos espacios te brinden confort para enfocarte en todo, menos el dolor que te provoca esa vieja almohada o viejo colchón.

 

 

Turismo Urbano

Esta dinámica nos gusta mucho en Smart Bamboo, solemos entrar a lugares que no conocemos, tomar café en aquella cafeterías nuevas de la colonia, sentarnos en el parque en un lugar donde  jamas lo habíamos hecho. Explorar nuevas rutas, lugares, momentos es lo mejor y eso nos ayuda a mantenernos despiertos y con nuevas ideas para ti.



 

Ve, lee y escucha nuevas cosas.


El explorar nuestros sentidos a través de las artes es una muy buena técnica, lee y entérate de algo que desconozcas, mira aquella película que no llamó tu atención antes, cambia de canal o apaga el televisor y enciende el radio. Sorprendete y verás cómo surgen nuevos sentimientos.



 

 

NOTA: Te recordamos que todo este mes haremos en nuestras redes y página todo lo posible para hacerte sentir mejor recuerda #TodoEstaráBien