Tu nueva almohada merece un trato especial

Una pregunta recurrente de nuestros clientes es cómo deben cuidar de su nueva almohada Smart Bamboo; para ello, contamos con un equipo de especialistas en descanso, tanto en boutiques como en línea -a través de nuestro servicio al cliente- quienes tienen las mejores recomendaciones ¡para que vivas la experiencia del descanso al 100!

 Pero antes, recordemos la importancia de cambiar tu almohada y cómo influye en tu descanso. 

Quizá no lo sepas, pero la almohada es sumamente importante para dormir bien y tener una salud física y mental óptimas. Sin embargo, aún son muchas las personas que siguen sin dormir bien, o lo suficiente, lo que puede generar dolencias físicas como: cefaleas, contracturas musculares o bruxismo nocturno. 


El 45% de los mexicanos tiene más de 6 años con su vieja almohada 

 

Smart Bamboo

 

Puede ser que para muchas personas cambiar su almohada no esté dentro de sus prioridades. Incluso, hay quienes (sorprendentemente) siguen durmiendo en su almohada de la infancia… Mas no es una cuestión risible, al contrario, no cambiar la almohada puede provocar daños en la salud.

Si eres de los que creen que es una pérdida de dinero cambiar de almohada, ¡piénsalo dos veces! A mediano plazo, una almohada que no te brinda soporte puede generar molestias físicas, lo que se traduce en gastos.

¡Y qué decir de la acumulación de ácaros! Honestamente, ¿qué tan seguido lavas tu almohada? Si has tenido la misma almohada por mucho tiempo, y sin lavarla frecuentemente, tememos decirte que no duermes en una almohada, ¡sino en un cultivo de bacterias!

Según estudios de la Universidad de Manchester, se ha descubierto que la superficie de una almohada puede albergar hasta 16 especies diferentes de esporas de hongos, incluyendo el Aspergillus fumigatus, un germen que puede causar infecciones respiratorias graves en personas con inmunodeficiencia.

Es por ello, que muchos expertos recomiendan cambiar la almohada cada dos años, y no solo por el soporte que debe brindar en el cuello y la cabeza, sino por las posibles infecciones por los ácaros y la suciedad. No olvidemos que los aceites del cuero cabelludo  y del cuerpo se impregnan en la superficie de la almohada, fomentando la formación de ácaros y generando alergias.


Una almohada que cuide mi salud


Todas nuestras almohadas cuentan con certificaciones OEKO-TEX y CertiPUR-US, que avalan la calidad de los textiles y de la espuma de memoria, respectivamente. Puedes estar seguro de que cada componente de nuestros tejidos ha sido probado para detectar sustancias nocivas y es inofensivo en términos ecológicos humanos.

 

 

Asimismo, la cubierta exterior de nuestras almohadas está elaborada de mezcla de fibras de bambú, lo que la hace hipoalergénica y antiácaros; de esta forma, se inhibe en gran medida la propagación de microorganismos que provocan alergias. ¡Ideal para las pieles más sensibles!




Cuídala como te cuida ti

 

 

 

 

Todas nuestras almohadas cuentan con una funda exterior removible. ¡Muy fáciles de cuidar! No obstante, si no les damos una correcta atención, podríamos dañarlas. Aquí te presentamos nuestras recomendaciones para cuidar de tus fundas:

 Doble protección:

Sugerimos cubrirlas con una funda adicional; de esta forma, se mantendrán limpias por más tiempo y se evitará un desgaste prematuro.

La funda de bambú de nuestras almohadas es segura de usar y muy suave; sin embargo, al estar elaborada de fibras naturales y sin haber sido sometida a un proceso químico agresivo, es normal que con el uso y la fricción con otras telas se genere pilling; es decir, pequeñas bolitas que se forman en la superficie de la tela.

 

 

Si esto sucede, ¡no te asustes! El pilling no es dañino para la salud y no afecta el rendimiento de la almohada. Para eliminarlo, retira la funda y lávala suavemente a mano o en un ciclo delicado, con agua fría.

 

Recomendación de lavado

Las fundas de nuestras almohadas son removibles para un fácil lavado. Basta con abrir la cremallera y retirarla con cuidado.

¡Recuerda que se deben lavar las almohadas de espuma de memoria ya que podría dañarse! En caso de que se ensucie la espuma, limpiar suavemente con un paño húmedo, sin jabón.

 

 

Para lavar la funda de la almohada, se recomienda lavar a mano o en máquina en ciclo delicado y con agua fría, evitando el uso de suavizantes. No utilizar cloro, ya que podría dañar las fibras de bambú.

Secar en máquina en ciclo delicado y retirar antes de que seque por completo. Terminar el secado al aire libre.

No olvides que debes lavar la funda adicional cada semana; sin embargo, la funda de bambú se recomienda lavar una vez al mes, mientras esté protegida.

Nota: Si tu funda tiene pilling en la superficie, girar la funda al revés antes de lavarla para que no tenga contacto la parte de afuera con otras telas.

 

Te invitamos a visitar nuestra página y explores nuestra amplia gama de almohadas; tenemos una para cada necesidad. Si aún no sabes cuál elegir, responde este sencillo cuestionario ¡para que encuentres tu almohada perfecta