Calor y descanso. ¿Enemigos jurados en verano?

Llega el verano y con él en muchos lugares la época más calurosa del año, por no decir que para muchos, la época más odiada: Calor a la primera hora de la mañana, sol ardiente durante horas, tener que cubrirse con bloqueador de manera más estricta de lo normal, sudoración excesiva, sábanas pegajosas durante la noche aun durmiendo con ropa ligera y el desprendimiento de aromas a veces… poco agradables. 

Y aunque esta estación no sea odiada por todo el mundo e incluso haya personas a las que les parece la mejor época del año, nadie puede negar que a veces el calor se vuelve fastidioso para realizar nuestras actividades cotidianas.

A todo ésto y más, sumemos que al anochecer muchas veces la temperatura no baja como debería, pues aunque la noche siempre es mucho más fresca que el día, en el verano, el calor se concentra y tarda mucho más en disiparse; esto sin mencionar el cambio climático, que en los últimos años nos está dejando temperaturas más extremas en todas las estaciones y alteraciones en la sensación térmica, sólo por hablar un poco del tema. 

Abrimos las ventanas, quitamos el edredón, dormimos con el pijama más ligero que tenemos, pero aún así, seguimos sintiendo una especie de calor extraño que nos impide conciliar el sueño de forma rápida, y a veces, de forma correcta. 

 

El bambú y otros materiales aliado del sueño

El bambú y otros materiales aliado del sueño 

Aunque ya vimos que el verano puede volverse un enemigo del descanso, existen materiales que nos ayudarán a descansar de una forma inigualable: nuestro querido bambú y algunas fibras de las que te hablaremos ahora . 

Por la naturaleza de sus fibras, el bambú es un material hipoalergénico, antibacterial, pero también muy absorbente y fresco. Además, da una sensación de comodidad y suavidad suprema,  lo que lo hace ideal para personas con piel sensible o con tendencia a alergias. 

¿Otra buena noticia de usar bambú en verano? Es naturalmente ligero y transpirable, por lo cual no guardará malos olores y ayudará a no aumentar la frecuencia con la cual lavas tu ropa de cama durante esta época.

Así mismo, existen fibras como la olefina, de origen artificial pero suave y liviana, cuyo  proceso de fabricación no genera desperdicio y las fibras pueden ser recicladas. Estás fibras tienen además la propiedad de absorber de mejor manera la humedad y brinda un secado más rápido. Lo cual otorga una sensación siempre fresca, haciéndola perfecta para climas más cálidos.

 

Productos que mejorarán tu descanso

Y si te preguntas, ¿qué material es perfecto para ti durante verano? Las siguientes ideas te pueden ayudar:

Productos que mejorarán tu descanso. 

Una Almohada Cervical Gel es ideal si duermes de lado, pues tiene un corte de hombro que propicia la alineación correcta de tu columna y una capa de gel refrescante que regula la temperatura mientras duermes, así que si vives en la playa o tu verano es muy caluroso o simplemente te gusta dormir más fresco, este producto es perfecto para ti. 

Si lo tuyo es dormir fresco todo el año, opta por un Duvet de Bambú, este recubre tu edredón y está hecho 100% de fibras de bambú, cuyas propiedades termorreguladoras mantendrán una temperatura corporal ideal mientras duermes, ya sea verano o cualquier época del año. 

O por qué no, dar un paso más allá cambiando tu colchón a una opción más fresca, ergonómica, sustentable y además con Tecnología Smart Cooling, la cual ayuda a disipar el calor del colchón, permitiendo un descanso más fresco y despejado. El colchón Bamboo Balance está diseñado con una capa extra Premium Soft Foam que además da soporte lumbar y alivia la presión en las articulaciones.

Cualquiera que sea la opción que quieras elegir, ten por seguro que te ayudará a descansar mejor durante el verano. 

 

Por consejos no paramos

Por último,  y por que sabemos que todo puede ayudar, aquí te van tres consejos para mejorar la experiencia del sueño en verano:

  • Desconéctate una hora antes: Sabemos que puede ser difícil dejar el celular a un lado antes de acostarte, pero si apagas pantallas con anticipación, tus ojos no recibirán las ondas de luz que las pantallas emiten y los mantienen alerta, así que podrás relajarte, preparándote para un sueño profundo
  • Báñate antes de ir a la cama: Los baños ayudan a liberar la tensión muscular además de ayudar a enfriar la temperatura corporal que tiende a disminuir naturalmente cuando la hora de dormir se acerca debido a nuestro reloj circadiano. 
  • Consume alimentos que te ayuden a dormir: Alimentos como las nueces o cerezas contienen melatonina, cuya función en el sueño es relevante, por lo que consumirlas podría ayudarte. Evita comidas muy pesadas o condimentadas próximas a la hora de dormir.

Siguiendo estos consejos y sumando a tu rutina de sueño materiales que te mantengan fresco y ligero, sin duda triunfarás en las noches de verano.

 

¡Tu opinión es importante!