¡Despídete del estrés y duerme mejor! Conoce nuestra manta antiestrés

El estrés se define como un estado de tensión física y emocional que resulta de un estímulo externo. En ocasiones el estrés puede ser bueno ya que nos sirve a los humanos como un mecanismo de defensa y como una forma de sobrellevar ciertas experiencias en nuestra vida. Sin embargo, el estrés crónico puede ser sumamente perjudicial para la salud ya que puede ser la causa de otros problemas emocionales más severos.

 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, OMS, México está en primer lugar en cuanto a estrés laboral, seguido de China y Estados Unidos. Preocupante, ¿no? Si a eso le sumamos el estrés por la situación actual mundial y por lo que sucede de manera cotidiana, la cifra es mayor.

 

¿Cómo funciona mi manta antiestrés?

La manta antiestrés de Smart Bamboo tiene efectos terapéuticos debido a sus 7 kg de peso que aplican una suave y agradable presión en el cuerpo.

A esto se le llama Terapia de Presión de Toque Profundo que activa reacciones químicas a nivel neuronal que ayudan a:

●  Elevar los niveles de serotonina, la “hormona de la felicidad”: A más serotonina, ¡mayor sensación de bienestar!

●  Elevar los niveles de melatonina, la hormona del sueño: Para un descanso profundo.

●  Reducir los niveles de cortisol, la hormona del estrés: Para estar alerta durante el día, pero relajados durante la noche.


El resultado, un círculo virtuoso de:
¡Menos estrés!
¡Mejor descanso durante la noche! ¡Mayor sensación de bienestar!

 

 

¿Qué puede hacer mi Manta Antiestrés por mi?

Es ideal para todos*, niños y adultos. Es perfecta para quienes sufren de estrés, ansiedad, TDHA, insomnio, o se mueven mucho durante la noche, porque:

  • ●  Seguridad y confort: Tiene el peso ideal y no causa molestias. Está cubierta de una funda de 100% fibras de bambú, lo que la hace muy agradable al tacto.

  • ●  Calma al Sistema Nervioso: La manta ejerce una presión reconfortante en el cuerpo, ayudando a aliviar la tensión tanto física como emocional ya que emula la sensación de un abrazo. Esto ayuda a calmar la ansiedad y liberar la tensión.

  • ●  Mejora la calidad del sueño: Ayuda a quienes suelen moverse mucho durante la noche. Se puede usar únicamente sobre las piernas. Además, se ha comprobado que en las personas que sufren de insomnio u otros trastornos del sueño ayuda a promover un sueño más profundo.

  • ●  Pueden usarla quienes sufren de ciertos padecimientos ya que ayuda a aliviar dolores crónicos al reducir los niveles de cortisol y aumentar los niveles de serotonina.

  • ●  ¡Mejora el estado de ánimo en general! Además, es muy calientita y suave.

    ¿Cómo debo usar mi Manta Antiestrés?

    Para maximizar los beneficios de tu manta te recomendamos que la uses frecuentemente. Si quieres tomar una siesta, colócala en las piernas; si necesitas concentrarte o relajarte, te la puedes colocar sobre los hombros y la espalda.

    Si es la primera vez que usas una manta con peso, te recomendamos usarla solo en las piernas y por no más de media hora. De igual forma, procura usarla a diario para que te acostumbres a la sensación.

    Tenemos dos tamaños, chica y grande, pero el peso es el mismo, 7 kg. Si tienes alguna contraindicación médica, consulta con tu doctor antes de usarla. Es segura para los niños, pero no la coloques en cunas de bebés ni se recomienda su uso en infantes.

 

 

¿De qué está hecha mi Manta Antiestrés?

La Manta Antiestrés de Smart Bamboo está elaborada con los mejores materiales, certificados para tu seguridad y la de tu familia.

Está rellena de cuentas de cristal, distribuidas equitativamente en toda la manta, con una cubierta de mezcla de fibras de bambú y un duvet de 100% fibras de bambú, suave e hipoalergénico.

Además, no causa una molesta sensación de sofoco ya que las cubiertas de fibras de bambú son transpirables y ligeras, y es muy suavecita al tacto. Evita colocarla cerca de fuentes de calor para no dañar los materiales.

Así que, si eres de los que no duerme con colchas o cobijas, la Manta Antiestrés es una gran alternativa para dormir cómodamente, sin calor y, lo mejor de todo, ¡completamente relajado!

 

 

 

Por último…

¡Las mantas antiestrés no son una novedad! Ya existían desde 1960 y en los años 90 se empezaron a usar con fines terapéuticos en personas con padecimientos psiquiátricos.

Hoy en día su uso se ha extendido y todos podemos disfrutar de los múltiples beneficios que nos da tanto a nivel físico como emocional.

Si aún no tienes una, ¡qué esperas! Ingresa aquí y adquiere la tuya hoy mismo

 

 



¡Tu opinión es importante!