10 cosas que necesitas tener cuando vas a vivir solo

La emoción del primer departamento de “solteros” es de las mejores sensaciones que podemos tener. El desprenderse de ciertas comodidades que da el hogar familiar, para aprender a vivir solos y darnos cuenta que esa independencia es única, que podemos decorar nuestra casa como queramos, de darnos cuenta que...


¡¿En serio una sartén cuesta tanto?!


Antes de que llenes de plantas tu casa y compres cosas que quizá no son indispensables en este momento, te recomendamos que sigas esta lista con las 10 cosas más importantes que debes tener cuando te mudas solo por primera vez. 


1. Vida nueva, ¡colchón nuevo!

¿Ya te vas a vivir solo? Lo primero que necesitas es un colchón nuevo. “Pero me voy con mi pareja…” ¡Con mayor razón necesitas-un-colchón-nuevo!

Además de que es un poco desagradable pensar que sigues durmiendo en el mismo colchón desde hace quién sabe cuántos años, definitivamente no te está brindado el mismo soporte y confort que cuando era nuevo. 


Podrías decirme “estoy acostumbrado a mi colchón”. Y ese es precisamente el problema. Tú estás acostumbrado al colchón, cuando deberías tener uno creado especialmente para ti, que se amolde a ti, ¡no al revés!


Si quieres algunas ideas para adquirir un colchón nuevo, te invitamos a que conozcas más de los beneficios de los colchones Smart Bamboo.

 

2. Ropa de cama 

Ya tienes el colchón. ¡Necesitas las sábanas! Te recomendamos que adquieras sábanas de tejidos frescos y ligeros, como el bambú o la microfibra, que ayudan a absorber la humedad y no causan irritaciones en la piel.


Además, este tipo de materiales suelen ser mucho más resistentes al uso y al lavado que otras telas, no generan estática ni se le forman “bolitas”. 


También te hará falta una colcha para complementar el “look” de tu cama y ahora que viene el frío, un edredón pachoncito


 

3. Almohadas

Y para cerrar el tema de la recámara, que de hecho debe ser como tu santuario, ¡almohadas! 


Así como con los colchones, uno no debe “acostumbrarse” a su almohada, sino adquirir una específica para nuestras necesidades. 


Ya sea que nos gusten las almohadas firmes porque dormimos de lado, o las muy esponjosas, o quizá las que son más ergonómicas, frescas, con aroma… ¡O todo eso junto! 


Te pedimos encarecidamente que no vuelvas a dormir en esa vieja almohada tuya. No es sano y es quizá la razón por la que no estés durmiendo bien. 


Piensa realmente cómo te gusta dormir, o cómo te gustaría dormir, y ya que tengas una idea, entra a este link y será como si te hubiéramos leído la mente. ¡Noches te van a faltar para probarlas todas!

 

4. Utensilios de cocina 

Antes de comprar comida, cerciórate de tener utensilios de cocina. 


Si estás pensando en pedir comida a domicilio diario, ¡mucho éxito con las finanzas! Uno o dos días a la semana no está mal, pero a diario puede ser contraproducente para tu salud financiera y física. 


Recuerda alimentarte bien. Además, una mala alimentación puede afectar tu estado anímico, tus ciclos de sueño y generar otros problemas de salud a largo plazo. 


Empieza con un par de sartenes, espátulas, cuchillos, tabla para picar, platos, vasos, tostador, horno de microondas o eléctrico, bolsas para guardar comida, etc. 

 

5. Filtro de agua 

Ahorra dinero y cuida el medioambiente. 


Un filtro de agua es mucho más práctico que estar comprando garrafones enormes o botella de agua, que no solo te saldrán mucho más caros a la larga, sino que también estarás contaminando muchísimo. 


A menos de que alguien suba el garrafón y sean de los retornables, o realmente estés comprometido con el reciclaje, te recomendamos ahorrar tiempo y dinero con un práctico filtro de agua. 

 

6. Unirte al grupo de WhatsApp de los vecinos

No quieres ser el vecino ermitaño, ¿o sí? Nunca está de más enterarse del “chismecito” del edificio o de la colonia. 

Ya en serio, es importante formar parte de la comunidad. Es muy bueno para casos de emergencia y hasta para organizar la posada de diciembre. 

Si eres de los que no les gusta tener mil grupos de chat, procura tener al menos el teléfono de un par de vecinos en caso de que tengas alguna duda o emergencia. 

 

 

7. Kit de primeros auxilios


Está de más decir por qué. Aunque quizá pienses “seguro nunca lo utilizaré”, pues más vale prevenir.


Consigue lo básico como: analgésicos, alcohol, pastillas contra la acidez (porque ya somos adultos), algodón, gasa, banditas, termómetro, antiséptico…


Acude a tu farmacia más cercana o de confianza y pide que te apoyen para armar tu kit, incluso ya hay unos que vienen con lo esencial.

 

8. Herramientas 


Otra cosa que pensamos “¿Y eso pá’ qué? 


La verdad es que una caja de herramientas es más útil de lo que podemos creer. No faltan los arreglitos en casa y aún más cuando recién nos mudamos a un lugar nuevo. 


Hasta para colgar tus cuadros o esa maceta colgante de macramé que hiciste en la pandemia, necesitas una caja de herramientas con al menos un martillo, clavos, llaves y destornilladores.


Recuerda añadir baterías AA y AAA, así como un par de extensiones de diferentes tamaños. 

 

9. Artículos de baño 


¡Básico! Nada peor que llegar a una casa nueva y no tener jabón ni para lavarte las manos, ¡y más ahora!


Así que no olvides en tu checklist agregar: papel higiénico, jabón para las manos, crema para el cuerpo, shampoo, acondicionador, toallas y bata de baño.


Y hablando de toallas y bata de baño, así como el colchón y la ropa de cama, es importante cambiarlas. Recuerda que tienes que lavar tus toallas para que no acumulen humedad y malos olores o, si son muy viejitas, cambiarlas.


Opta por materiales naturales, como el bambú, que además de ser hipoalergénico, es muy suavecito. Asimismo, las fibras de bambú son absorbentes, por lo que no guardan los malos olores y secan más rápido que otros materiales. 


¿Quieres saber más? Entra aquí y descubre dónde conseguir toallas y batas de baño suavecitas y ligeras.

 

10. Artículos de limpieza 

La última, pero igual de importante: artículos de limpieza.

Lo más seguro es que ese nuevo lugar donde te mudas esté sucio, ya sea porque no estaba habitado, es nuevo, o alguien más se acaba de ir (y dudamos que haya hecho una limpieza profunda para darte la bienvenida).


¡Ármate con lo siguiente!


Trapeador, escoba, recogedor, aspiradora (si tienes alfombra), trapos, limpiador de pisos, limpiador de superficies para cocina y baño, bolsas de basura y, esponja y  jabón de trastes.


Compra lo básico y lo que realmente vayas a necesitar. Si vives solo, posiblemente no necesites seis galones de limpia-pisos. Seamos más conscientes del medioambiente. También existen muchísimas alternativas ecológicas, ¡anímate a probarlas! 


Aquí te dejamos más ideas de cómo limpiar con productos naturales: https://consumaconciencia.com/5-limpiadores-naturales-con-los-que-puedes-sustituir-tus-detergentes/ 


Y ahora sí, lo más importante. ¡Disfruta de esta nueva etapa en tu vida! 

(Esperamos la invitación al open house)


Síguenos en nuestras redes sociales y cuéntanos, ¿cómo fue tu experiencia de irte a vivir solo por primera vez?

 

¡Tu opinión es importante!