Qué son los trastornos del sueño y cómo lidiar con ellos

Los trastornos del sueño como el insomnio, la narcolepsia y la apnea del sueño pueden afectar todos los aspectos de tu vida; desde tus relaciones y rendimiento, hasta tu salud mental. No dormir lo suficiente puede dañar tu calidad de vida.

trastornos del sueño

Un trastorno del sueño se refiere a las condiciones que afectan la calidad, el tiempo o la duración del sueño y por lo tanto, afectan la capacidad de una persona para funcionar correctamente mientras está despierta. 

Actualmente, se han identificado más de 100, y aunque las clasificaciones utilizan metodologías complejas para categorizar estos trastornos según las causas, los síntomas, los efectos fisiológicos y psicológicos, la mayoría se pueden caracterizar por uno o más de los siguientes 4 signos:

  • Problemas para conciliar o permanecer dormido
  • Problemas para permanecer despierto durante el día
  • Desequilibrio en tu ritmo circadiano
  • Comportamientos inusuales que interrumpen tu sueño

¿Te sientes identificado con alguno de estos signos? Si tu respuesta es sí, sigue leyendo y conoce cuáles son los principales trastornos del sueño, cómo te afectan y qué puedes hacer para recuperar tus noches de descanso.

INSOMNIO

El insomnio es “la dificultad persistente con el inicio, la duración, la consolidación o la calidad del sueño”. Su diagnóstico depende de dos componentes principales: las dificultades para dormir que ocurren a pesar de las oportunidades adecuadas para dormir y el deterioro diurno que resulta directamente de la mala calidad o duración del sueño.

insomnio

El insomnio crónico se caracteriza por síntomas que ocurren al menos tres veces por semana durante al menos tres meses. El insomnio que dura menos de tres meses se conoce como insomnio a corto plazo, y si bien puede manifestarse de diferentes maneras, la mayoría de los diagnósticos se clasifican en:

  • Insomnio del inicio del sueño, que se refiere a la dificultad para conciliar el sueño y puede ocurrir en personas que tienen dificultades para relajarse en la cama, así como en personas cuyo ritmo circadiano no está sincronizado debido a factores como el desfase horario o los horarios de trabajo irregulares.
  • Insomnio de mantenimiento del sueño, se refiere a la dificultad para permanecer dormido después de quedarse dormido inicialmente. Este tipo de insomnio es común en personas mayores, así como en personas que consumen alcohol, cafeína o tabaco antes de acostarse. 

Algunas personas pueden tener insomnio mixto que son dificultades tanto para iniciar el sueño, como para mantenerlo. Según los expertos, existen varios factores que pueden generarte insomnio: 

  • Consumo de sustancias que afectan negativamente al sueño, como el alcohol, la nicotina y otras drogas, así como la cafeína. 
  • Problemas de salud, como el dolor físico y la incomodidad o las condiciones que requieren viajes frecuentes al baño por la noche, como el embarazo.
  • Trastornos del comportamiento y de la salud mental. El insomnio es un síntoma común de la depresión, el estrés y la ansiedad.

Hay varias cosas que puedes comenzar a hacer para evitar el insomnio, sin embargo, si sufres de insomnio crónico, debes acudir con un profesional de la salud para que te brinde el tratamiento adecuado. 

Practicar hábitos de vida saludables y una buena higiene del sueño puede aliviar los síntomas del insomnio y ayudarte a dormir más profundamente. Si sufres de insomnio, comienza a realizar algunos cambios, como: 

  • Limita o elimina las siestas, especialmente al final del día
  • Restringe el alcohol, la cafeína y los productos de tabaco por la noche
  • Evita las comidas nocturnas
  • Limita el tiempo de pantalla antes de acostarte
  • Mantén una dieta saludable y haz ejercicio regularmente
  • Acuéstate y despiértate siempre a la misma hora

APNEA DEL SUEÑO

La apnea del sueño es una condición que se caracteriza por una respiración anormal durante el sueño. Las personas con apnea del sueño tienen múltiples pausas prolongadas en la respiración cuando duermen y estos lapsos temporales de respiración provocan un sueño de menor calidad y afectan el suministro de oxígeno del cuerpo, lo que puede tener consecuencias graves para la salud.

La apnea del sueño es uno de los trastornos del sueño más comunes, por lo que es importante que conozcamos qué es, sus tipos, síntomas, causas y tratamientos.

apnea del sueño

Hay tres tipos:

Apnea obstructiva del sueño (OSA): ocurre cuando las vías respiratorias en la parte posterior de la garganta se bloquean físicamente. Esta obstrucción provoca lapsos temporales en la respiración.

Apnea central del sueño (CSA): ocurre porque hay un problema con el sistema del cerebro para controlar los músculos involucrados en la respiración, lo que lleva a una respiración más lenta y superficial.

Apnea del sueño mixta: cuando una persona tiene AOS y CSA al mismo tiempo, se denomina apnea del sueño mixta o apnea del sueño compleja.

En cuanto a sus síntomas, podemos encontrar que los más comunes son: respiración interrumpida en la que la respiración de una persona puede volverse dificultosa o incluso detenerse hasta por un minuto a la vez, somnolencia diurna excesiva, dolores de cabeza matutinos, irritabilidad, capacidad de atención limitada o dificultad para pensar con claridad, dolor de garganta matutino o boca seca y roncar, incluidos los ronquidos que son especialmente fuertes e implican jadear, ahogarse o resoplar que pueden hacer que una persona se despierte brevemente.

Por lo general, una persona con apnea del sueño no es consciente de sus problemas respiratorios durante la noche. Por esa razón, a menudo solo se enteran del problema a través de un compañero de cama, un miembro de la familia o un compañero de cuarto. La somnolencia diurna excesiva es el síntoma más probable que notan las personas con apnea del sueño que viven solas.

Entre las causas más comunes, podemos encontrar la obesidad, características anatómicas, historia familiar, fumar, dormir boca arriba y congestión nasal. La apnea del sueño puede conducir a la privación del sueño debido a las constantes interrupciones nocturnas y al sueño general más superficial. La falta de sueño se asocia con consecuencias de gran alcance para la salud que afectan a una persona física, mental y emocionalmente.

Finalmente, existen varios tratamientos para esta condición y comenzar a dormir mejor. Los cambios en el estilo de vida, como perder peso, reducir el uso de sedantes y dormir de lado, pueden resolver algunos casos de AOS. Debes recordar que tener alguno de estos síntomas, no significa que tienes apnea, sin embargo, es importante consultar a un especialista de la salud si te identificas con varios de los signos vistos anteriormente.

2 Comentarios

Me es difícil conciliar el sueño y soy adicta a las pastillas

Noemy García mayo 18, 2022

Buenas tardes! Padezco de insomnio desde hace 36 años. Tomo él clonazepam en éste momento.

Ma. Luisa Obregón Hernández marzo 25, 2022

¡Tu opinión es importante!